¿Qué priorizan los colaboradores para permanecer en una organización?

¿Qué priorizan los colaboradores para permanecer en una organización?

Si tuviéramos que identificar un motivo, el principal por el cual decidimos permanecer en nuestro actual trabajo, ¿cuál sería? Esto le preguntamos a los colaboradores que participan de nuestras encuestas desde hace algunos años. Invariablemente, hay dos factores o elementos que son siempre los más elegidos en todas las empresas, sean del grupo de Las Mejores o de lo que denominamos "mercado" (el grupo de todas las demás empresas que se miden con la metodología de GPTW pero que aún no son un Excelente Lugar Para Trabajar).

Esos dos factores son: la oportunidad de crecer y desarrollarse profesionalmente en la organización, y el tener un adecuado balance entre el trabajo y la vida personal. En tercer lugar suele aparecer la remuneración y los beneficios que brinda la empresa. Sin embargo, durante el 2017 los datos de Uruguay muestran cambios, que se comparten en esta investigación.

Es cierto que no existe un solo factor que motive a la gente a permanecer en una organización, sino un balance entre un conjunto de elementos que cada uno juzga fundamentales. Pero, puestos a priorizar, los colaboradores en su mayoría optan por los factores antes mencionados, en ese orden.

Otra cuestión importante que surge de los datos reside en cómo ven el clima de la organización cada uno de los grupos según el factor elegido. Salvo raras excepciones, en prácticamente todos los casos el grupo que prioriza el desarrollo (y lo encuentra en la organización) tiene una mirada más positiva sobre el ambiente de trabajo que el resto de la organización. En contrapartida, quienes priorizan la remuneración y los beneficios registran indicadores que están por debajo del promedio de la misma compañía.

En el gráfico adjunto se puede ver el Promedio General, principal indicador resumen de nuestra encuesta, para cada grupo. El promedio general de las Mejores Empresas Para Trabajar 2017 es de 84. El mismo indicador para todos los que eligieron el desarrollo como principal motivo de permanencia es 85, es decir 6 puntos por encima. Los que eligieron el balance vida/trabajo se encuentran en el mismo nivel que Las Mejores (79), y los que optaron por la remuneración y los beneficios se encuentran 4 puntos por debajo del promedio de las mejores (75).

 grafico1

Es decir que el desarrollo de los colaboradores, además de ser un factor estratégico para cualquier organización, es también un gran impulsor del clima. Los que priorizan el crecimiento personal y profesional en la empresa tienen una mirada más positiva del ambiente de trabajo. Por el contrario, los que privilegian la remuneración y los beneficios podríamos decir que permanecen en la organización con una mirada menos positiva que el resto. Esto, sin dudas, se debe a que el motivo elegido tiene un componente "higiénico" (las remuneraciones y beneficios remunerativos en cada empresa) y por lo tanto produce un efecto similar.

Estos datos pueden ayudar a redireccionar esfuerzos y recursos a la hora de diseñar planes de acción efectivos, teniendo siempre presente que la gestión del clima es una dimensión de la estrategia del negocio: logramos mejores resultados con la gente contenta, comprometida, y dando lo mejor de sí misma, mientras decida permanecer en la organización.

 

Género

Mejores vs Mercado

Profundizando en el análisis, nos preguntamos si existen diferencias entre los motivos de permanencia elegidos por mujeres y hombres.

Lo que observamos es que en ambos casos los motivos más elegidos en cada grupo son los mismos: en primer lugar, tanto hombres como mujeres eligen la oportunidad de crecer y desarrollarse profesionalmente; en segundo lugar, el balance vida/trabajo y, en tercer lugar, la remuneración y los beneficios que brinda la empresa.

Aparecen, sin embargo, algunas diferencias. De los hombres, el 50% eligió el desarrollo como principal motivo, mientras que en las mujeres ese porcentaje es del 35%. En el segundo motivo más elegido, 33% de las mujeres eligió el balance vida/trabajo frente al 23% de los hombres que priorizaron este motivo para permanecer en la organización. En cuanto al tercer motivo más elegido, la remuneración y los beneficios que brinda la empresa, 22% de las mujeres lo priorizó, frente al 19% de los hombres.

De estos números se desprende que en las mejores empresas para trabajar, los hombres priorizan con mayor proporción que las mujeres el desarrollo profesional. En contrapartida, aunque no con tan amplia diferencia, es mayor la proporción de mujeres que priorizan el balance vida/trabajo y la remuneración / beneficios.

grafico2

Pero, ¿qué ocurre en el mercado, es decir, en todas las otras empresas que están trabajando para convertirse en Excelentes Lugares para Trabajar?

En este grupo de empresas el comportamiento de mujeres y hombres presenta diferencias frente al grupo de las mejores.

Hombres

El motivo más elegido por los hombres es también la oportunidad de crecer y desarrollarse profesionalmente, con un 40%. La segunda prioridad, con un 26%, es la remuneración y los beneficios. Esto se diferencia con los de las mejores, que ponderaron en segundo lugar la posibilidad de armonizar la vida laboral con la personal, mientras que esta opción queda tercer lugar para los hombres del mercado, con un 19%. Para entender estas diferencias en el orden de prioridad entre mejores y mercado, hace falta cruzar estos datos con el indicador de percepción general en cada uno de estos segmentos.

Entre las empresas del mercado, los hombres que seleccionaron como razón prioritaria de permanencia el desarrollo son los que tienen mejor percepción general, con una favorabilidad del 81%, muy por encima del promedio del grupo del total de hombres del mercado que dicen que: teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar, con un 68%. Esto indica que quienes se quedan por la posibilidad de desarrollarse se encuentran más felices y comprometidos con su lugar de trabajo. Cuando focalizamos la mirada en la segunda opción priorizada, remuneración y beneficios, encontramos una favorabilidad del 67% frente a la percepción general del grupo mencionada anteriormente del 68%. Esta diferencia mínima, pero por debajo de la percepción general, puede indicar un menor grado de fidelización, aunque la consideren en segundo lugar de prioridad. A su vez, la tercera opción relevada, el equilibrio de vida personal y laboral, tiene una percepción del 65% en la pregunta: teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar, que también es muy cercana a la percepción de esta sentencia por el grupo hombres de empresas del mercado. La poca dispersión entre las sentencias que están en segundo y tercer lugar, que a su vez, están asociadas a una menor favorabilidad en la percepción general, demuestra que el mayor motivo de fidelización para este grupo es, al igual que en los hombres de las mejores, la posibilidad de crecer y desarrollarse.

grafico3

Mujeres

En este grupo hay marcadas diferencias con respecto a las mujeres de Las Mejores. Entre las mujeres de las organizaciones del mercado los atributos más ponderados en primer lugar son dos: la oportunidad de crecer y desarrollarse, y la remuneración y los beneficios, con un 30% cada uno. El segundo motivo más elegido es el balance entre vida laboral y personal con un 20%, y en tercer lugar priorizaron la respuesta abierta: otro u otros motivos con un 16%. Esta opción de respuesta busca contemplar las opiniones de aquellas personas que no se sienten identificadas con las opciones presentadas en la encuesta.

Cuando miramos las favorabilidades de cada grupo para el teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar, existe una brecha entre las que seleccionaron desarrollo y remuneración. Las primeras tienen una percepción del 78% por encima del 52% que dan las que eligieron remuneración como prioritario. A su vez, estas últimas también están por debajo de la percepción general del grupo de mujeres del mercado, que es del 59% a la sentencia de “teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar”. Se confirma la alta percepción de las que seleccionaron el desarrollo, aunque esta variable empate en orden de prioridad con la opción de remuneración y beneficios, opción que a pesar de su grado de importancia no logra una alta percepción ni compromiso. Con respecto a la tercera opción priorizada, suele suceder que quienes la eligen tienen bajos índices de percepción general. En este caso la tendencia se cumple con una percepción del teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar del 31%, muy baja frente a los promedios de la sentencia para las opciones preestablecidas.

Hay que destacar que el grupo de las mujeres del mercado es marcadamente más critico que el de los hombres, ya que la favorabilidad a la sentencia: teniendo cuenta todo, yo diría que este es un excelente lugar para trabajar, es de 59% frente al 68% de los hombres.

Resumiendo: tanto en las mejores como en el mercado es mayor la proporción de hombres que al momento de elegir un motivo para seguir trabajando en la empresa priorizan el desarrollo. Por otro lado, es mayor la proporción de mujeres que priorizan el balance vida/trabajo y la remuneración/beneficios que los hombres. Esto último se da también tanto en las mejores como en el mercado.

Entre las mejores y el mercado existen grandes diferencias en la selección de prioridad entre los grupos de mujeres y hombres. Recordemos que entre las mujeres del mercado hay dos opciones ocupando el primer lugar, desarrollo y remuneración y beneficios, mientras que en las mejores, remuneración y beneficios ocupa el tercer lugar de prioridad. Entre los grupos de hombres la gran diferencia radica en la segunda opción, mientras que en las mejores el segundo lugar lo ocupa la posibilidad de armonizar la vida personal con la laboral, los hombres del mercado eligen la remuneración y beneficios como segunda prioridad. Podemos decir, entonces, que en las mejores la elección de los motivos que fidelizan a los colaboradores es más homogénea en términos de sexo. Mientras que en el mercado existen marcadas diferencias entre mujeres y hombres, incluso encontramos mayores distancias entre las proporciones de cada selección.

Karina Urrutia es Responsable de Comunicación & Marketing en Great Place to Work® Uruguay.



 Reciba las últimas novedades
de Great Place to Work®